En esta ocasión trataremos sobre los ajustes del spinnaker. El spi, es la vela con más posibilidades de trimado: a parte de los distintos tipos de spi (all pourpose, runner para popas, spi pequeños y planos para muy poco viento…), sus controles (driza, escota, barbers de la escota, base del tangón, amantillo y la contra del tangón, la braza…) son más numerosos que en otras velas.

La combinación de todos ellos, hacen que tengamos infinidad de posibilidades, pero vamos a intentar simplificarlo. Navega fácil, no lo olvidéis.

 

Ya hemos comentado anteriormente en este blog náutico, que la escota ha de ir lo más suelta posible sin que flamee el spi, en ese punto en que la “oreja” (parte superior del grátil) quiere flamear pero no le dejamos al cazar y amollar de manera constante, a demanda.

 

El tangón, por su parte, ha de ir siempre lo más horizontal posible (la base y la punta a la misma altura), de esta manera aprovechamos su longitud máxima para separar el spi del barco.

Simétrico, hinchado, equilibrado...¡bien!

Simétrico, hinchado, equilibrado...¡bien!

 

La posición del tangón, en cuanto a la braza (con la que controlaremos el ángulo del tangón respecto a crujía) dependerá del ángulo respecto al viento en que naveguemos. Muy parecido a la botavara de la mayor. Así, si vamos en un rumbo muy abierto, “sacaremos” (hacia popa) mucho el tangón (cazando la braza), y viceversa, en uno cerrado, lo llevaremos casi al stay (pero sin que se apoye). Esta más o menos aceptado que el tangón ha de ir igual que la botavara de la mayor (que ambos queden alineados) pero en realidad, la mayor, normalmente debe ir un poco mas abierta. Pero esta regla general sí nos servirá para tener una referencia, un punto muy aproximado. La forma de ver si la braza esta demasiado cazada o amollada lo veremos con el pujamen (parte inferior de la vela) del spi. Partiendo de la base que siempre llevamos la escota del spi lo mas suelta posible para que este flameando un poco la “oreja”, nos hemos de fijar en la distancia del pujamen respecto al barco/stay. Si tenemos la braza demasiado cazada para el ángulo con el que navegamos, el trimmer de spi deberá cazar también mas de la cuenta, con lo que el pujamen del spi estará muy cerca del barco o tocando el stay. Pasa lo contrario si soltamos demasiado la braza: la escota también se tiene que soltar más de la cuenta y el pujamen queda muy lejos del barco. En esta situación, además, la mayor desventará el spi.

Otro punto a tener en cuenta (para los más avanzados) es que si “cogemos” la ola y planeamos, ese aumento de velocidad hace que el viento “se nos venga a proa”, por lo que, o bien arribamos o soltamos braza.  De lo contrario, el spi se nos desventará y perderemos más de lo que hemos ganado con el planeo. Si conseguimos planear, cada ola será un pequeño role a proa.

Recordad también que como nuestra intención es ir orzando y arribando (unos pocos grados) para buscar el punto de presión óptima sobre el spinnaker, la braza se irá amollando y cazando acorde a esos cambios.

 

El barber de la escota, lo ajustaremos para igualar la altura de los puños (braza y escota), si eso es lo que queremos. A veces, cuando queremos ir orzados y con poco viento nos puede interesar dejar el puño de escota un poco más alto, “convirtiendo el spi, un poco, en un gennaker”

 

Ahora vamos a una de las partes mas complicadas de explicar, allá voy: ¡la altura del tangón!

 

A simple vista lo que viene a continuación parece contrario a la lógica.  Al subir el tangón (recordar que en horizontal, de base y de punta), lo que hacemos es APLANAR el spi. ¿por qué? Aún que parezca que embolsa más al unir el puño de driza con los puños de braza y escota, quedando mas curvado en la vertical, en la horizontal, que es lo que nos interesa, ya que es el sentido en que fluye el viento, se aplana mucho. Y al bajar el tangón, los puños de driza y escota y amura se separan aplanando verticalmente la vela pero redondeándola en la horizontal. Si la vela tuviera una banda de trimado como tiene la vela mayor, una línea horizontal que va desde el grátil a la baluma, esta línea sería mucho más curva con el tangón abajo. Y cuánto más bajo este, más curvada sería esa línea. (haced la prueba con los dos extremos, muy arriba y muy abajo y lo veréis mas claro).

 

 

Cuanta más forma de "C" tenga, su parte central será más plana de grátil a amura; cuánto más se parezaca a una "i" (puño de driza y escota/braza separados) más curva será la línea grátil-amura.

Cuanta más forma de "C" tenga, su parte central será más plana de grátil a amura; cuánto más se parezaca a una "i" (puño de driza y escota/braza separados) más curva será la línea grátil-amura.

Por lo tanto, tendremos el tangón mas alto cuando queremos ir mas “orzados” y en condiciones que requiera menos potencia lo bajaremos para ganar sotavento e intentar arribar al máximo (velas planas orzan más, velas embolsadas tienen más potencia).

 

El último punto es que en algunos casos extremos, si queremos orzar aún un poco mas, si soltamos un poco de driza (1/2 metro), aplanaremos un poco más y ganaremos algo de ángulo respecto al viento.

 

Recordad, que en caso de duda, miráis intensidad de viento, ángulo, y velocidad del barco. Hacéis la prueba, y veréis si mejora o no la velocidad/ángulo del barco. Una prueba de estas son unos pocos segundos y si mejoráis, eso que tenéis ganado, si no, volvéis a la posición anterior o incluso invertís el trimado inicial que no ha mejorado los números del barco, para ver si mejora.

Si a alguno todo esto le sobrepasa o necesita tiempo para digerirlo, os recomiendo una regla general bastante útil que me dio en su día uno de mis profesores: el spi tiene que tener “buena pinta”, es decir, hinchado, simétrico (puños nivelados) y derecho (la costura central de la vela ha de permanecer vertical). Quizás no le sacáis todo el rendimiento, pero será correcto.

Y recordad que a final de cuentas todo consiste en ensayo y error.

Oriol Forn

Director deportivo de Sail and Sea Barcelona.

2 Comments