ESCUELA DE REGATAS. Tácticas de cruce, segunda parte: amurados a babor

Seguimos con nuestra formación náutica: en este post veremos como actuar en una situación de desventaja. Ya vimos con anterioridad en nuestro blog náutico las opciones que tendría nuestro adversario amurado a estribor. Recordemos las posibles situaciones:

IMG_3648.jpg

1) RUMBO DE COLISIÓN, BARCOS IGUALADOS.

Nuestro adversario tiene preferencia y mantendrá rumbo. A nosotros nos queda dos opciones: virar o pasarle por popa. Virar o no dependerá del resto de la flota, si queremos o no marcar a un tercer barco. Si no queremos marcar a un tercero optaremos por pasar por popa (recordemos que suponemos que no hay un lado beneficiado del campo de regatas).

En el caso superior se vira en seguida, buscando una segura a sotavento. Si no necesitamos marcar a un tercero pasaremos por popa.

En el caso superior se vira en seguida, buscando una segura a sotavento. Si no necesitamos marcar a un tercero pasaremos por popa.

IMPORTANTE: justo al cortar la popa orzaremos para beneficiarnos del role que nos provocará nuestro adversario. El viento queda desviado por la presencia del barco y nosotros lo aprovecharemos para ganar ángulo durante unos segundos. Una vez fuera de su influencia, el viento volverá a su dirección normal y nosotros caeremos lo que corresponda. Convertiremos nuestra desventaja en una pequeña ganancia. 

Dos posibles situaciones de marcar a un tercero: que este amurado a estribor o este amurado a babor.

Dos posibles situaciones de marcar a un tercero: que este amurado a estribor o este amurado a babor.

Si hemos decidido marcar a un tercero, la decisión nos resultará muy sencilla: si esta como nosotros amurado a babor, cortaremos la popa del segundo barco. Si en cambio lleva estribor, viraremos para desventarle. 

2)RUMBO DE COLISIÓN CON EL ADVERSARIO LIGERAMENTE ADELANTADO.

En cualquier escuela náutica te dirán que una manera de perjudicar al contrario es virarle muy cerca (siempre cumpliendo el reglamento). Pues bien si nos lo hacen a nosotros, tenemos dos opciones. La primera y más obvia es la contrabordada: viraremos al mismo tiempo que lo haga él. La segunda opción, especialmente en cruceros pesados, es que si el contrincante nos vira a barlovento, intentar aprovechar nuestra mayor arrancada y pasarle por sotavento. Nuestro adversario, confirmando uno de los principios de la navegación a vela, al virar, pierde arrancada y tardará un tiempo en recuperarla. Aprovechemos la ocasión si se da el caso.  Ahora bien, si son embarcaciones ligeras o la tripulación esta entrenada y el timonel no frena el barco en la virada, se hace más difícil poder aprovechar la situación.

I. Contrabordada. II. Perdida de arrancada del adversario al virar, que nosotros aprovechamos.

I. Contrabordada. II. Perdida de arrancada del adversario al virar, que nosotros aprovechamos.

3) NO HAY RUMBO DE COLISIÓN Y NUESTRO CONTRINCANTE NOS LLEVA VENTAJA. 

En este caso no hay mucho secreto. Se trata de navegar en la bordada opuesta, buscando algún role inesperado que nos beneficie.

En los próximos posts más claves para descifrar el maravilloso arte de la vela: navegar es fácil, o por lo menos, más sencillo de lo que parece en los inicios. Solo hay que conocer algunos trucos.

Dani de BIta.