Táctica de cruces, en cuatro palabras. Primera parte: amurados a estribor.

En el siguiente post veremos qué hacer cuando estamos en situación de cruce con otro barco durante la regata. Hay mucho más por hacer que mantener rumbo si llevas a estribor o cortarle la popa a tu adversario si tienes babor. A pesar de haberlo condensado hasta la mínima expresión, se hace necesario dividirlo en dos partes, una por amura. Este post nos indica qué táctica cuando estoy amurado a estribor.

Partimos de las siguientes situaciones tipo:

IMG_3648.jpg

Al tratar los casos amurados a estribor (se tiene preferencia), nos fijaremos en las embarcaciones blancas, las rayadas son nuestro adversario. Vemos cuatro situaciones: desde un cruce con rumbo de colisión hasta el cruce con varias esloras de ventaja. Si nuestro objetivo es marcar al contrincante (recordad que navegar por el lado favorecido del campo de regatas es primordial; aquí consideraremos que no hay lado favorecido), en función de nuestra de situación respecto a la otra embarcación, optaremos por una estrategia u otra.

I) Rumbo de colisión. Con barcos igualados o con la embarcación amurada a babor ligeramente adelantada (menos de una eslora).

En este caso no hay duda posible: mantener rumbo. Nunca se hará nada más que mantener rumbo. 

El contrincante esta obligado a pasar por tu popa o a virar como muestra la imagen, saldrá perjudicado en cualquier caso.

El contrincante esta obligado a pasar por tu popa o a virar como muestra la imagen, saldrá perjudicado en cualquier caso.

II) Rumbo de colisión. Estamos ligeramente adelantados. Buscar la segura a sotavento.

Podemos mantener rumbo pero podemos maniobrar diferente para perjudicar a nuestro rival. Haremos una distinción entre esloras pequeñas o grandes. Si navegamos con barcos más ligeros podemos virar por avante antes de cruzar y conseguir la posición segura a sotavento. 

Si navegamos en cruceros (más pesados y más lentos en las viradas), vírese lo antes posible y apuntamos (sin quedarse clavado, de lo contrario derivaremos) para buscar la posición segura a sotavento.

La lentitud de nuestro barco en la virada marcará cuando efectuar la maniobra: cuanto más ligero, más cerca del competidor.

La lentitud de nuestro barco en la virada marcará cuando efectuar la maniobra: cuanto más ligero, más cerca del competidor.

III) Sin rumbo de colisión. Estamos un eslora por delante.

Aquí viraremos delante nuestro rival con toda nuestra mala intención (siempre con distancias prudenciales y habiendo terminado la maniobra sin ser alcanzados). Nos colocaremos delante suyo y abasteceremos sus velas con viento sucio, obligándole a virar.

Nuestro rival queda en una posición desesperada.

Nuestro rival queda en una posición desesperada.

IV) Sin rumbo de colisión. Un par de esloras por delante.

En esta ocasión cruzaremos la proa de nuestro competidor y viraremos a barlovento, dirigiendo el cono de nuestro desvente directamente hacia él. Estará obligado a virar.

Tenemos la situación perfectamente controlada, administra tu ventaja con paciencia.

Tenemos la situación perfectamente controlada, administra tu ventaja con paciencia.

 

En definitiva, esta pequeña y básica pauta nos puede ayudar a establecer mejor nuestra táctica "de combate" durante los cruces. Sin embargo, como todo en náutica, no hay que dejar de observar el resto de variables (se irán tratando en futuros posts): el resto de la flota, roles, corriente, situación respecto a la boya, etc... 

En el próximo post, amurados a babor: no estás sentenciado, hay muchas opciones de defensa.

Dani de Bita